Los Yunes rojos y el ayer.

Por Luciano Blanco González.

Era la Primavera de 1968, el país vivía una convulsión generalizada por su próximo encuentro con la tecnología mundial, gobernaba el país don Gustavo Díaz Ordaz, nos preparábamos con entusiasmo para el evento universal de las olimpiadas que se celebrarían a finales de ese año y para ello técnicos en comunicaciones, instalaban antenas parabólicas para enlazarnos con todo el planeta y al fin habría señal nítida y generalizada para la televisión y para la radio.

Eran los tiempos del partido único, mando vertical, formas y estilos de hacer política caracterizada por el prototipo intrínseco de que quien quería participar en ella, ser y ascender, debía de ser disciplinado a los mandos superiores y leal al partido y al sistema hasta la ignominia, se premiaba la sumisión, la lambisconería, la consaguinidad, el paisanaje, la identificación generacional y en la moral publica, aun era escuela la ruptura que contra la corrupción proclamo Don Adolfo Ruiz Cortínez, al pronunciarse en su discurso inicial, contra quienes habían saqueado al país, de Adolfo Ruiz Cortínez, López Mateos y Díaz Ordaz, no se sabe que hayan sido corruptos o dispendiosos, ni que hubieran tolerado esas conductas de sus colaboradores.

En Veracruz se aproximaba el relevo del Gobernador, Fernando López Arias su controvertido mandatario, mantenía sobre el Estado un control férreo a base de imposiciones, cárcel, desapariciones, amenazas, destierros, sobornos y desde luego el uso inteligente de las formas para vestir con pureza el autoritarismo, mediante la simulación de procesos democráticos con la presencia de disidencias disfrazadas, el colaboracionismo eclesiástico encubierto y la aportación maquinada de ágiles plumas amaestradas para dar esplendor y grandeza al gusto del gobernante.

En el escenario de la sucesión de aquel entonces, no había todavía desquiciamientos, no había tanto desquiciado como ahora, las estrellas que fulguraban, ansiosas de dominar con su luminoso espectro de poder el territorio Veracruzano  (Tristán Canales, Fluvio Vista, Roberto Amorós, Hernández Ochoa entre otros) pero solo 2 recibían la energía y el impulso de los astros mayores, Rafael Murillo Vidal tenia el calor áureo y el cariño del Señor Presidente, en tanto la trayectoria en el celeste universo  político del otro contendiente Arturo Llorente Gonzáles, era fortalecida por la energía de dos poderosos satélites que lo propulsaban, Luis Echeverria Álvarez y Alfonso Martínez Domínguez quienes en aquel entonces eran Secretario de Gobernación y Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI respectivamente.

Murillo y Llorente, ambos senadores y aspirantes, representaban en el Estado la presencia de 2 destacadas corrientes políticas nacionales con absoluto arraigo local, Murillo. Alemanista, Llorente. Ruizcortinista. Con afectos, simpatías e intereses diferentes y muchas veces encontrados.

Murillo Vidal después de la muerte violenta de Manlio Favio Altamirano, defecciono de la línea de éste y se alío con la corriente de Miguel Alemán Valdez, quien inmediatamente lo premio con una diputación local, Antes fue Juez y Agente del Ministerio Publico en varios distritos judiciales, después magistrado del Tribunal Superior de Justicia y Secretario de la Suprema Corte de Justicia de la nación, Diputado Federal en 3 ocasiones, alto funcionario de la Secretaria de Gobernación con Miguel Alemán, Oficial Mayor de la Cámara de Senadores, Director Nacional de Correos y Senador de la Republica.

Murillo Vidal contaba además con el apoyo del Gobernador López Arias, su cómplice histórico en la traición a la corriente de Manlio Favio Altamirano representada por Don Manuel Zorrilla, con la desventaja para ambos de que el apoyo del Gobernador era intrascendente para el cabildeo en las altas esferas del gobierno y del partido, pues todos sabían que en la reciente sucesión presidencial, López Arias se había equivocado apoyando a Donato Miranda Fonseca, Secretario de la Presidencia y no a quien resulto candidato y en ese momento Presidente en turno, Gustavo Diaz Ordaz. Pero era tanto el resentimiento de López Arias, contra el Ex Gobernador Quirazco por haber apoyado  a Llorente, cuando se decidió su propia candidatura, que a quien lo escuchara sobre el tema no dudaba en espetarle, ¡ cualquiera menos Llorente!

Desafortunadamente para el hombre de Suchilapa, su carácter intolerante, su trato rispido, su protección a caciques abusivos y las practicas rumoradas de corrupción, además de una excesiva demagogia y desmedido culto a la personalidad, motivaban a la población a rechazar su propuesta y a no apoyar lo que consideraban un nefasto y aberrante continuismo encarnado en la persona de Murillo Vidal.

Arturo-Llorante-GonzalezArturo Llorente fue un astro con luz propia, cuya envidiable preparación y carisma político, lo ubican como uno de los grandes intelectuales veracruzanos, muy joven, por sus meritos académicos a los 30 años es nombrado Rector de la Universidad Veracruzana, desde cuyo frente se propuso arrancar el conocimiento científico y Humanístico de la cerrazón de las aulas y hacerlo accesible al mayor numero posible de  la población, Su honestidad administrativa e imaginación hicieron que a los 32 años asumiera la Presidencia Municipal del Puerto de Veracruz, siendo recordado hasta ahora año con año en una ceremonia, como el mejor presidente Municipal que a tenido aquel lugar, sus dotes de tribuno hacían que en cada discurso sedujera a las masas y cautivara a los públicos selectos, con una oratoria esplendida en conceptos jurídicos y literarios, enardecía y apaciguaba, convencía y deleitaba, sin caer nunca en la demagogia o en truculentos recursos retóricos, por ello el PRI lo elevo como Diputado Federal y después como Senador, desde donde aumento su brillo estelar, por el magnifico desempeño del puesto.

En lo personal Llorente era muy cuidadoso de las formas,  impecable en el decir y en el vestir, respetuoso con sus semejantes, a todos trataba por igual, escuchaba con paciencia y su espíritu avieso lo llevo a aspirar por primera vez a la gubernatura a los 41 años, primero contra el mismo López Arias.

A Llorente no lo apoyaba el Gobernador represor, ni el Presidente, lo apoyaba todo el pueblo de Veracruz, alentado por el mundo intelectual y un conjunto de jóvenes brillantes como Demetrio Ruiz Malerva y Juan Maldonado Pereda entre otros. En las calles, en las bardas, en el dialogo, en el saludo y en las porras era común leer y escuchar “Llorente, te quiere, la gente”. Era sorprendente el activismo de los Llorentistas por todo el Estado, sumando grupos, personas y popularidades en torno al Senador mas joven y mas apto para gobernar

Refiere la maestra Ernestina Guerrero, protagonista directo en aquel capitulo de nuestra historia política, que se desataron las pasiones por  que ante la situación y tomando como ejemplo lo que estaba sucediendo en otros Estados y en el  PRI Nacional, todos pensaron que se iba a hacer efectiva la promesa de Martínez Domínguez en el sentido de que se iba a democratizar al partido y que en lo subsecuente se escucharía la voz de los militantes para tomar las decisiones del partido. Aclara la maestra que no se hablaba de encuestas, que se hablaba de consultas y de auscultaciones.

Con la intención de conocer directamente la vos de los Veracruzanos respecto de quien deseaban que fuera el elegido, Alfonso Martínez Domínguez celebro una auscultación visitando varias ciudades del Estado a donde concurrió siempre  acompañado del gobernador, en las diversas concentraciones y consultas con grupos y corrientes por distrito y por región, de manera unánime y entusiasta los oradores en cada acto de los realizados en Poza Rica, Tuxpan, Xalapa, Veracruz, Minatitlan y Coatzacoalcos se pronuncian por la candidatura de Arturo Llorente, lo que lleno de beneplácito a Martínez Domínguez que simpatizaba con Llorente y encolerizo a López Arias, por que además esto denotaba la falta de control del Gobernador sobre el partido, cuyo titular era Héctor Ceguera Rivera, a quien su líder nacional mantenia paralizado por la convicción de que el candidato iba a ser Llorente y la auscultación solo era forma, pero además Cequera ante el descontrol, pensó que también podía ser el y en lo obscurito alentaba corrientes para que le hablaran de sus aspiraciones a Martínez Dominguez.

En su paso por Xalapa, Martínez Domínguez se topo con el insólito e imprevisto pronunciamiento Murillista que finalmente posibilito la imposición de Murillo Vidal, estaba programada una reunión con los sectores del partido, el orador era el líder de la CNOP,  Licenciado Manuel Ramos Gurrion, quien en su discurso primero le dio la bienvenida, celebro la visita, magnifico el objeto, pondero la sapiencia del líder nacional, destaco la intención progresista del Señor Presidente por democratizar al partido, para intempestivamente pronunciarse a nombre de los priistas del Estado, del sector popular que el representaba y de los sectores, obrero y campesino presentes, que por unanimidad le solicitaban por su conducto que el partido postulara al mejor hombre reconocido por su trabajo, su talento y su experiencia refiriéndose al Senador Murillo Vidal.

Ramos Gurrion sabia de las rabietas de López Arias, contra Llorente, a quien envidiaba por ser muy querido por el pueblo, respetado por su honestidad de la que el Gobernador en turno no gozaba y tenia la convicción de que el candidato era Murillo, lo había leído en los gestos de Díaz Ordaz en una reciente visita al Estado. Díaz Ordaz, atento saludo al Senador Llorente y atento, amable y cariñoso abrazo a Murillo, lo paseo del brazo en el aeropuerto y lo estrecho con afecto delante de todos. Ramos Gurrion sabia lo que todo político debe de saber, en el PRI, las grandes decisiones las Toma el Presidente de la Republica, el partido, los gobernadores solo acatan e instrumentan sin resongos y con disciplina la voluntad presidencial.

El Licenciado Manuel Ramos Gurrion, siempre a sido un estratega astuto, para el efecto de esa reunión había invitado a lo mas destacado de la prensa nacional, regional y estatal, por lo que sus palabras y su sentir fueron escuchadas y repetidas en todos los ámbitos políticos, El desconcierto de Martínez Domínguez tratando de desdecir los efectos del pronunciamiento, dijo en voz fuerte pero inaudible por que nadie en el partido lo escucho, esto es una auscultación, no una postulación.

Martínez Domínguez no vino al norte en esa ocasión, la razón se debio a que 2 muy distinguidos y queridos huastecos eran grandes lideres nacionales  Raymundo y Wilebaldo Flores Fuentes, el primero líder de la CNC y el segundo líder nacional de los ganaderos, ellos acordaban con el Presidente y su poder ejercido mesuradamente los hacia muy respetables en sus opiniones,  además ellos no entraban en el circulo político del Gobernador y expertos jugaban la carta que ordenara el Presidente.

A Tantoyuca no vino el líder nacional del PRI, pero fuimos invitados por el Licenciado Cequera a saludar al visitante en Tuxpan, La comitiva la encabezaba  el Presidente Municipal que era Carlitos Herrera, el Diputado Local nada mas ni nada menos que el Licenciado Raymundo Flores Bernal. Mundito era Diputado Local y aguerrido líder estudiantil y juvenil en el Estado. Raúl Lince Medellín, Diputado Federal y el Presidente del PRI Local Juvencio Medellín, quien era miembro de una familia muy distinguida por el gobernador, salimos en caravana, la mañana era soleada, pero todos íbamos poseídos por un entusiasmo similar al de quienes caminan con esperanza hacia la realización de un sueño anhelado, la ciudad estaba llena de algarabía por cientos de huastecos que habían sido convocados para entrevistarse con los grandes jefes, con los sacerdotes de la política, a la hora señalada, fuimos los primeros en ser llamados,  todos bien vestiditos y perfumados nos presentamos a la audiencia, era una comitiva de mas de 30 personas, reforzada por lideres y presidentes municipales del distrito, al frente Carlos, los Diputados, Juvencio y yo. Juvencio había preparado un enjundioso discurso en favor de Arturo Llorente.  Vi, como el gobernador saludo muy amable a su amigo Juvencio, Don Alfonso le pregunto a Raymundo por su papa y por su tío, a Raúl le dio un abrazo muy calido,  pero cuando el Licenciado Juvencio Medellín leyó su fogoso discurso de apoyo a Llorente, el gobernador torció fugazmente su boca ya de por si chueca y al terminar, después de la protocolaria felicitación, dirigiéndose a mi, pregunto, y que dice la representante de las mujeres, muy nerviosa y desconcertada di un paso al frente pues yo no me había preparado para hablar, por lo que comencé pidiendo permiso para  agradecerle al gobernador las escuelas que estaba construyendo en el norte del Estado y la construcción de la carretera, Huayacocotla Chicontepec que se iniciaba, se dulcifico un poco el rostro del gobernador, pero mejoro mucho al referirle que si el motivo de la reunión era conocer nuestro sentir respecto a su sucesor, me permitiera decirle que los que estamos aquí, somos huastecos y que como miembros del partido, esperaremos a que el partido designe al candidato y a quien designe tenga la seguridad señor Licenciado Martínez Domínguez que unanimente lo apoyaremos, por que somos soldados del partido, el partido no se equivoca y siempre elige al mejor hombre.

Como un cubo de agua fría cayeron las palabras de la maestra Ernestina Guerrero Juarez (que refiere esta anécdota) sobre el selecto grupo de la clase política Huasteca Llorentista ahí reunida, quienes esperaban el mejor discurso en favor de su candidato.

La Profesora Ernestina que siempre a sido poseedora de una visión admirable, interpreto acertadamente el gesto malhumorado del Gobernador, lo tradujo y lo expreso. Como miembros de un partido vamos a esperar a que el partido designe y a ese apoyaremos. Aquella expresión sincera y espontánea, tiempo despues la llevo a ocupar una curul en el Congreso Local y  desde ahí gestiono multitud de beneficios para esta región.

Finalmente López Arias, para congraciarse con el Presidente y proteger su partida, armo toda una estructura de campaña para favorecer a Murillo y desactivar al Senador Llorente.

Hay quienes inocentemente afirman que si el sistema hubiera escuchado al pueblo e impuesto a Llorente, El Gobernador López Arias hubiera interpuesto su derecho de Veto, ¿Veto? Quien se atreve en este país a contradecir o a oponerse a una decisión del Señor Presidente, esa figura no existe en esta materia, cuando menos nadie la a ejercitado y ni siquiera lo a intentado y menos siendo subalterno.

Hoy, en la víspera del trueno, cuyo rayo luminoso nos mostrara el camino, se conjugan en el seno del partido, grupos de afectos e intereses, toda una cantera de  brillantes políticos que aspiran gobernar a Veracruz, pero a la vista tenemos solo 3  que descollan, colocados en primera fila por la aceptación y las preferencias políticas populares, en un primer plano, José Francisco Yunes Zorrilla, Héctor Yunes Landa y Erick Lagos Hernández. Y ante la evidencia relatada para tener una idea de por donde van las cosas nos preguntaríamos, ¿A quien de ellos conoce el Señor Presidente? ¿Con quien de ellos a trabajado de alguna manera?. Usted lo sabe, bueno por ahí es, no se equivoque. Que el apoyo de Beltrones, de Videgaray, de Nuño de quien este al frente del partido, eso no importa, como no importo en su tiempo el apoyo de Echeverria o de Martínez Domínguez.  Pueden estar todos los santos intercesores rogandole un favor al señor, pero si el señor no quiere, nada mas no hay de piña.

De los 3 o 4 aspirantes mas, ninguno reune el perfil para gobernarnos, Aleman no a muestreado a ninguno que tenga la altura y la capacidad para dirigirnos, lo han cegado los compromisos con algunos y a desechado lo mejor que tiene en su capital político, como lo es el Licenciado Flavino Ríos. Inclusive en los altos círculos se afirma que en el pacto de la casa de Gobierno, se acordó el apoyo a Héctor a cambio de que colocara como Secretario de Gobierno al Diputado Alejandro Montano, aunque también se esgrime que en la negociación del mismo Senador con el Partido Verde, el maestro Fidel Herrera prometió apoyar a Héctor, a cambio de que su hijo el diputado federal Javier Herrera Borunda ocupara también esa posición.

Lo cierto es que el proyecto de 18 años o de 3 periodos, diseñado y desarrollado por el maestro Fidel y el proyecto de 8 años acordado por los Senadores Pepe y Héctor Yunes, siguen vigentes, el segundo proyecto nació de la sospecha publica de que la ley electoral, con su periodo de 2 años, había sido diseñada para impulsar al favorito de Palacio Erick Lagos, quien era y es el escogido.

Como no sabemos si alguno de los Senadores a hecho intentos para desplazar al favorito y ser el nuevo favorito, creemos que el pacto sigue y que el Senador Héctor con su alianza esta haciendo capital para fortalecer su pacto con Pepe.  Ambos poseen una sólida consistencia y esta demostrado que aguantan cualquier embestida, no importa el tamaño del adversario. Ambos Senadores, como en la encrucijada referida de los Senadores Murillo y Llorente. Llorente, al igual que ellos disputaba la Gubernatura por segunda ocasión. En los tiempos aquellos, uno de los actuales senadores aun no nacia  y el otro era demasiado joven.

Para terminar, todos tenemos que entender,  que el problema de Veracruz no es político, políticos nos sobran y formulas para salir adelante tenemos de mas. En el partido los conflictos son aparentes, nuestros hombres y mujeres de la vida pública se reconcilian o los reconcilian.

El problema mas grave de Veracruz, es el problema económico, nos ahoga la falta de recursos, la falta de apoyo de la federación, la enorme deuda publica, el gasto corriente y con saliva, aunque sea dulce, jugosa y abundante no vamos a salir adelante y en este desolador panorama que nos oprime y nos estanca, solo avizoramos la capacidad y las relaciones de Don Pepe Yunes, para salir de este bache y reencauzar el desarrollo y el progreso de Veracruz, así lo creemos por los múltiples apoyos que a traído y esta llevando a todo el Estado, esta es una señal muy seria, Pero Don José aunque es puntero en las encuestas, no debe de confiarse, debe de tomar las experiencias de Arturo Llorente y de Manuel Carbonell, si quiere llegar al palacio, tiene que reforzar sus relaciones en el altiplano. De la periferia al centro es solo un desfasado slogan, pero la popularidad es un factor que mucho le ayudara, ahora que no somos partido único y adversarios reales independientes y de otros partidos acechan también el poder territorial, pero a la manera de la Profesora Ernestina, somos soldados del partido y ahí estaremos.- Por el bien de la causa.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te pueden interesar