AMLO, debe de renunciar al amiguismo.

Por Luciano Blanco González.

Las extrañas cosas que suceden en el país, sobre las cuales se guarda misterioso silencio, nos hacen reflexionar y concluir de que algo incierto o grave está sucediendo, o de plano las cosas no están saliendo como el ideólogo de la República Amorosa lo había programado y prometido.

Por ejemplo 22 fantasmagóricos migrantes cuyo origen y nacionalidad desconocemos fueron interceptados y bajados de un autobús de pasajeros cuya línea comercial es prestigiada y conocida en el norte del país, 22 pasajeros etéreos que recorrieron nuestro territorio por miles de Kilómetros sin ser vistos ni detectados por ninguna autoridad cuyo destino aun se desconoce, pero en torno al escándalo público que desató su secuestro por un grupo armado que si los tenia identificados con nombres y apellidos, se ha tejido un silencio informativo, que nos revela que la autoridad ya sabe que fue lo que pasó, pero por el obscuro fondo de complicidades y corrupción que aún se viven en la cuarta transformación no se dan a conocer.

Quienes utilizamos el servicio público de pasajeros en las carreteras alimentadoras y de tránsito normal, somos testigos y apena referir como este tipo de transporte sobre todo en la noche y madrugadas transportan decenas de indocumentados hacia la frontera, a quienes recogen en parajes solitarios y los dejan en las goteras de las ciudades para no llegar hasta las terminales en donde son abordados por traficantes que los enganchan para pasarlos al otro lado, en la inteligencia de que si no acuerdan el traslado con ellos, son golpeados y despojados del poco dinero que llevan con la complacencia de los agentes de migración que como si estuvieran de acuerdo no ven ni a los migrantes ni a los traficantes.

En el trayecto los autobuses son detenidos por la Policía Federal de Caminos y por los retenes de migración cuyos agentes de manera grosera e insolente aluzan con potentes lámparas a los pasajeros y si detectan migrantes, con torva voz los invitan a bajarse de las unidades a quienes les cobran el derecho de paso y los migrantes continúan su viaje invisibles. En los retenes militares son menos estrictos, pues se avocan a revisar de que el autobús no transporte ni drogas, ni armas.

Queremos pensar que el grupo secuestrado ya había negociado en paquete con la mafia y con la autoridad, pero sus mismos polleros enterados de la posible capacidad económica de sus clientes o de sus familiares los delataron y entregaron a otro grupo para que este extorsionara a los familiares a cambio de su libertad y en el mejor de los casos se encargara de pasarlos sin exponerlos a detención llegando a la terminal.

Otros hechos preocupantes son los sucedidos la semana pasada en las inmediaciones de Tierra Blanca, La Zona Centro y El Sur del Estado en que un grupo fuertemente armado se enfrento a las fuerzas de seguridad haciendo acopio de más de cincuenta camionetas, potentes armas y por lo que se vio en los videos decenas de hombres dispuestos a todo, que aparte de desafiar a la autoridad, asaltaron a automovilistas, pasajeros de autobuses, incendiaron tráileres y cometieron todo tipo de atropellos.

Por la dimensión del acontecimiento puede especularse fundadamente que El Estado Mexicano está siendo rebasado por una temible fuerza superior y que es impotente para dominar a la delincuencia por más que el Secretario de Seguridad Nacional afirme que en Veracruz la violencia se encuentra bajo control, ¿Bajo control de quién? Si luego el supuesto grupo criminal sale ostentoso a colocar mantas retadoras y ofensivas sin que nadie las explique o les dé respuesta.

Por el desarrollo de los hechos podría pensarse que aquí lo que sucedió fue que un grupo foráneo vino a calentarle la plaza a otra organización criminal que seguramente estaba trabajando con tranquilidad y protegida, (porque expresamente en las famosas mantas amenazan al Secretario de Seguridad Publica local) acaso el supuesto grupo beligerante estaba buscando una negociación negada en ese momento y para presionar saca a relucir todo su poderío amedrentante a la sociedad y en general a toda la opinión pública.

Pero nos preguntamos, a donde se fueron las decenas o centenas de hombres armados, que el gobierno no los combate, acaso no saben en donde se ocultaron con todo su armamento, equipo y decenas de vehículos, nadie sabe donde están, o policías y fuerzas armadas están temblando en los cuarteles o definitivamente ya pactaron y en lo futuro la situación sería peor.

A donde esta seguridad nacional, que con sus equipos sofisticados de inteligencia no los pueden localizar y abatir, en que torpes manos se encuentra el gobierno que ahora le jalan las barbas, lo retan y se burlan públicamente de ellos, acaso están esperando que crezcan más, para que después se vuelvan incontrolables, ahora los malandros se exhiben y con sus actos generan miedo e impunidad frente a una policía mal pagada, mal armada, mal entrenada, con vehículos en mal estado, inhibidos por una sociedad inconsciente que los critica si matan por necesidad, pero que si les exige una conducta heróica queriendo que expongan su propia vida.

¿Que están esperando? Acaso nuestras fuerzas armadas para armar un operativo fuerte como en Guanajuato, donde las fuerzas armadas se ofendieron porque un Señor José Yepez (El Marro), jefe del cartel de Santa Rosa de Lima, se atrevió en Salamanca a amenazar en una manta la vida del Señor Presidente López Obrador y a pesar de que este había declarado que no iba a perseguir a líderes de organizaciones criminales, por esta ofensa se movilizaron todas las fuerzas armadas que allá andan dando palos de ciego, tratando de cazar al insolente Marro.

Ante la creciente violencia nacional se intuye que los buenos propósitos del señor Presidente de no combatir el fuego con fuego, su muy cristiano propósito de dialogar y perdonar con amor y paz, en este ámbito a fracasado rotundamente.

Pero si nos preguntáramos quienes son esas temibles hordas de malandros, que no han oído que ahora no hay necesidad de delinquir por que ya hay trabajo y becas para todos, cuando vemos que estos desoyen al Señor Presidente nos preguntamos si serán Mexicanos o acaso por su destreza con las armas, son desertores del narco Colombiano, o desertores militares de Nicaragua, o Maras Salva truchas de Honduras y el Salvador o Kaibiles Guatemaltecos reclutados por los cartel.Podría ser por la migración desordenada y alibertinada que tenemos en todas nuestras fronteras.

La situación de violencia en Veracruz es difícil, lo mediático de las balaceras, muertos e incendios de la zona sur y centro, en parte corresponden a una reacción por el constante golpeteo y persecución a huachicoleros y al asalto y robo de transportistas, en los que la policía estatal ha dado buenos resultados, pero en nuestro enfoque, no olvidemos que hay determinados delitos que son competencia de la federación, otros competencia del Estado y otros de monto menor que corresponden a las policías municipales, en las alternativas para sumarlas y conjugarlas en acciones conjuntas se ha hablado de la necesidad de un mando único mediante la figura de un delegado federal de seguridad, esto sería más catastrófico para el Estado y para la sociedad.

Los mandos y las acciones se conjugan no en un nombramientos o en deslumbrantes membrecías, en el orden hay una voluntad superior que los coordina y esta se manifiesta cuando el que manda o el responsable ordena a todos los mandos que las ordenes y las indicaciones las da el que él señala como coordinador que en Veracruz es el Gobernador como líder natural y legal del Estado y  en quien tenemos plena confianza, porque él es quien está comprometido directamente a proteger a su pueblo, evitar los excesos y abusos, moderando el uso de la fuerza y es él, ante la sociedad quien está obligado a entregar resultados y el único que será juzgado ante la opinión pública.

Además el Gobernador Cuitlahuac García, tiene la obligación de construir la paz en Veracruz y el sabrá que estrategias utilizará y en qué momento, si es necesario apurar el ritmo, o si la prudencia recomienda atenuar el paso, cuando sea necesario cambiar las estrategias lo hará de eso no hay duda. Pero si queremos que nos informen que pasó con los malandros que propiciaron el escándalo de la semana pasada en el sur y centro del Estado, si huyeron, si se esfumaron, si los están persiguiendo o si no saben, porque nos gustaría saber si ya podemos circular con tranquilidad por aquellos rumbos  si todavía sigue siendo “Zona de Guerra” como se le calificó.

En fin, que el tiempo pasa y aun no vemos la primera piedra en materia de infraestructura, pero si ya vemos todo un camino empedrado hacia un cambio de mentalidad tanto en el servicio público como en la población que ya respira la transparencia y ya vive y exige conducta honesta en los servicios que presta el Estado Mexicano, pues ahora la población no se resigna a pagar las mordidas o moches y ya respinga ante cualquier insinuación.

Por eso es poderoso políticamente Andrés Manuel, quien no teme que en las próximas elecciones federales el pueblo de México le revoque el mandato y lo substituya por un nuevo mandatario, lástima que no lo entendamos y la oposición al oponerse a esta reforma ya se da por derrotada temerosa de enfrentarse al actual pro hombre que se considera infalible y cree, basado en las encuestas a modo, que todos apoyan su que hacer, ojala y no se engañe y de aquí a entonces logre construir fuertes tradiciones democráticas y costumbres éticas que ame y a las que se aferre el pueblo Mexicano para ratificarlo.

Ya desterró los ofensivos privilegios a que tenían derecho los altos funcionarios, ya acabo con los  insultantes dispendios que se hacían con los recursos públicos, su máximo reto es evitar que su administración se corrompa y continúe el saqueo del erario.

Algo que debe de hacer y se ve muy lejano que lo haga es el dejar de privilegiar el amiguismo en la selección de los funcionarios públicos en cuyas propuestas y designación posterga la capacidad profesional que no valora como requisito necesario en los puestos de responsabilidad y en todos los niveles, lo que es muy grave y sus consecuencias serán mayúsculas, sobretodo que parte de la premisa que no son muy capaces pero no van a robar y debe de sacudirse de asesores desinformados que lo exhiben gravemente por ejemplo en la licitación cerrada para la construcción de la refinería de Dos Bocas, invita exclusivamente a compañías extranjeras que ahora se sabe tienen prácticas de corrupción en todo el mundo mediante el pago de sobornos a gobiernos locales para obtener contratos millonarios.

No se concibe como un político que se considera nacionalista se incline por compañías extranjeras cuando en México, existen técnicos altamente calificados y que el Presidente menosprecia, olvidando que sus conocimientos, experiencia y lealtad a México, nos colocaron como la sexta potencia petrolera en el mundo y empresarios con suficiente capital para emprender y realizar obras de talla mundial.

El fundamento presidencial para tomar esta decisión se basa en no exponerse a contratar compañías con prácticas de corrupción y las compañías seleccionadas son probadamente corruptas a las que no podrá enjuiciar, ni obligarlas a que cumplan porque estas si son etéreas y quien sabe a dónde localice a sus propietarios y representantes para reclamarles incumplimiento y daños, en cambio los de aquí del país, los tiene al tiro inclusive para encarcelarlos. El Señor Presidente debe de reconsiderar esta decisión pro imperialista y ver que el dinero se quede aquí generando empleos, riqueza y progreso a la nación.-Por el bien de la causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *