La República Amorosa.

Por Luciano Blanco Gonzalez.

Soñar es una de las formas más fabulosas que posee el  ser humano para viajar hacia zonas desconocidas e impensadas hacia mundos anhelados en la realidad, tendientes a la felicidad, muchas veces desde el patrón existencial de cada uno, o más allá de lo nunca imaginado, abriendo o cerrando expectativas que motivan o paralizan a hacer o no hacer determinadas cosas por el entusiasmo o por el miedo de la buena o mala vibra que inspira lo soñado, pues en ello se intuyen mensajes cifrados del destino futuro o revelaciones del pasado.

El contagioso sueño de Andrés en construir la República Amorosa, para darle a México un status de paz y tranquilidad con equitativo bienestar, a primera vista, parece un dulce y ensoñador desvarío que hasta ahora solo es un proyecto que va cobrando forma paulatinamente como todas las cosas grandes de la historia, pero su futuro posible e inmediato  trae a los mexicanos de cabeza, soñando con la aurora matinal del primero de diciembre que según la visión colectiva esparcirá por todo el país, sus pálidos rayos de felicidad, como en una lluvia de polvitos de oro que comúnmente sueñan los infantes.

Así llena de ilusiones, despertara la nación dormida, para vivir el inicio de la cuarta transformación anunciada,  que según el plan por sus trascendentes efectos será similar a los tres movimientos que han sacudido a la nación: En la independencia se rompieron las cadenas de la opresión y de la dependencia política de España volviéndonos libres y soberanos, en la reforma, se consolido el Estado laico y en la revolución se destruyó con la fuerza del pueblo a la dictadura Porfirista, vigorizando la democracia y creando un sistema de instituciones que ahora permiten un cambio pacífico del poder, como en su momento lo hizo en esas circunstancias Francisco I. Madero en 1911, verdadero padre de la revolución y Don Juan N. Álvarez, autentico artífice e iniciador de la reforma en 1855 y que fue quien inspiro y posiciono a Don Benito Juárez y a Ignacio Comonfort para que continuaran las reformas, consolidándolas con el primero ya que Comonfort Defeccionó.

Por todo ello cuidado con acariciar de manera tan ligera los augurios de un sueño,  pues en el inicio, en el plácido despertar todo es dorado, para convertirse después en terrible pesadilla, así nos enseñan las referencias históricas que se invocan, ninguno de los 3 acontecimientos citados tuvo la característica de una fiesta. Pues cuando se comenzaron a afectar intereses, a romper costumbres y creencias arraigadas, sobrevino la hecatombe.

En la independencia el pueblo se sublevo  en contra de los gachupines que esclavizaban y explotaban al pueblo trabajador en las minas y en las haciendas, manteniéndolo hambriento, ignorante y sometido a sus órdenes por un ejército arbitrario y violento. Temblaron los Españoles, los hacendados, los comerciantes y los hacendados.

El movimiento de Reforma, dividió al pueblo de México entre Liberales y Conservadores, la iglesia dueña de haciendas y grandes construcciones fue despojada de sus bienes, fueros  y privilegios que había obtenido con apoyo del fanatismo popular y oficial, la sangre cubrió al país y este merced, a la división de los mexicanos fue invadido por los franceses que intentaron imponer un imperio, cuyo atropello y osadía culminó con el fusilamiento de Maximiliano en el Cerro de las campanas.

El tercer movimiento, el de la revolución se caracterizó, por un horroroso escenario de guerra, en que nuevamente un país dividido con múltiples ejércitos desangró el territorio nacional, ahora en la lucha contra la dictadura porfirista y por la tierra que era uno de los principales generadores de la riqueza nacional, acaparada en unas cuantas manos, como todos los bienes y caudales, estos y las nuevas ideas socialistas fueron la causa de la rebelión, contra la explotación inhumana apoyados en el fecundo germen de la justicia social

El pueblo de México se revela ahora indignado en contra de la ineficacia y de la corrupción gubernamental que alcanzan proporciones alarmantes.

Ineficacia porque lleva el Gobierno Federal más de 10 años combatiendo al crimen organizado, mediante una Guerra sucia en la que ya se contabilizan más de Doscientos Cincuenta Mil muertos, y cientos de miles de secuestrados, mas los desaparecidos, mas los torturados, mas los extorsionados, mas los ejecutados y todo ese conjunto de hechos violentos y generalizados que nos hacen sentir que por esta razón estamos ante un estado fallido con millones de afectados, cuyos  familiares de cada uno de ellos reclama justicia.

Insatisfechos por los gobernantes  provenientes de partidos tradicionales, como el PAN y el PRI que no han dado respuestas satisfactorias y por otro lado una sociedad indignada por el hartazgo impune de actos escandalosos de saqueo del erario público, del desvío de los recursos de los programas sociales para beneficio personal, de dispendios administrativos y de vivir atrapados en un maridaje de los partidos políticos aliados en pactos, frentes y coaliciones  creados más que nada para mantener el poder y mantener al pueblo como rehén de los caprichos de una clase gobernante a la que ahora le da la espalda.

.Por eso cobra fuerza la esperanza de la república amorosa,  porque en el plan de la cuarta transformación están comprendidos los anhelos de millones de Mexicanos, no más violencia es uno  de los propósitos de Andrés y de la que ha dicho que no va a combatir con violencia si no que va a adoptar la estrategia de combatir sus causas,  como la pobreza y la desigualdad.

Estrategia que suena muy bien, pero se percibe en la magnitud de los actos delincuenciales, que ni la pobreza ni la desigualdad son  la principal causa de la violencia y si producto de la falta de oportunidades.

Lo que si vivimos es una lucha violenta de intereses entre el poderoso crimen organizado y su ejército de sicarios,los millonarios carteles y sindicatos de la droga,  las bandas de huachicoleros y asaltantes de carreteras que ahí están y son los más altos responsables del crimen, y por las noticias recientes había que pensar que Andrés comienza a despertar y a pesar de que esta en la transición entre despierto y dormido, el panorama le muestra que no son suficientes las buenas intenciones para pacificar el país y que la violencia, cuando menos debe de intentar contenerla con las fuerzas armadas, lo que  ya decidió según manifiesta al anunciar que el ejército y la marina permanecerán en las calles, lo que se seguramente desconsuela a los grandes capos de las mafias que ya celebraban que todo México sería una plaza libre para ellos.

Ahora al intentar legalizar y regular el comercio de las drogas,  al comenzar a despertar se encuentra con la difícil realidad, de que en este tema, ningún país del mundo es autónomo para hacerlo y que para legalizar la siembra, transporte y consumo de las drogas,  es necesaria la autorización de la organización de las naciones unidas (ONU) que hasta donde se sabe ya ha cedido en cuanto a la mariguana,  pero está sumamente reacia a legalizar la siembra y comercialización de la amapola, actividad que por su importancia económica, está reservada a las grandes potencias y a países privilegiados como Francia en donde se siembra mas amapola que en México.

Yo estoy totalmente de acuerdo con la siembra del opiáceo para uso medicinal, tengo amigos que fallecieron con una agonía tranquila gracias a las píldoras de oro, llamadas así, por su alto costo  para conseguirlas en el mercado negro, corriendo riesgos y exponiéndose a contratiempos innecesarios y teniendo que recurrir a las monopólicas clínicas del dolor que las distribuyen en capsulas cuyo valor fluctúa sobre los 5000.00 porque están acaparadas y deben de ser propiedad de grandes políticos y empresarios que obviamente se oponen a que su uso se generalice con fines médicos contra el dolor.

La verdad es inhumano negarle a los mexicanos que se encuentran enfermos en fase terminal, acosados por el cáncer u otras enfermedades, la posibilidad de una agonía  tranquila y placentera y no seguirlos condenando a mantenerlos sufriendo, entubados, con oxigeno y sueros adicionados con calmantes inútiles

En cuanto a la mariguana, miles de narcomenudistas obtendrán su libertad sin peligro de que se dediquen a la misma actividad, pues al estar regulada se podrá comprar, cumpliendo determinadas requisitos, en los negocios controlados y autorizados por el Estado sin necesidad de tener contacto con los narcos, exponiendo la vida y la seguridad de los consumidores, llamados ahora despectivamente viciosos.

En fin que ya le seguiremos platicando de la República Amorosa, diseñada con una nueva visión de hacer feliz a un país eternamente inconforme consigo mismo y con la sociedad, pero más que nada con todo lo que sea gobierno, por su incapacidad para provocar situaciones que le permitan al individuo el desarrollo integro y total de sus aptitudes y potencialidades como ser humano  que aspira a desarrollarse en plenitud.

Daremos muchos tumbos todavía y habrá quien renieguen las nuevas medidas que habrán de tomarse y que afectaran intereses de un gran número de personas que creyeron que las cosas serian de una manera y en algunos casos serán de otra, por así exigirlo el interés nacional, pero serán los menos. Mientras Andrés y sus colaboradores, se apeguen a lo adoctrinado en campaña, cuyo contenido constituye todavía un fuerte somnífero para la opinión pública que habrá de ser el motor que seguirá impulsando el cambio verdadero.- Por el bien de la causa.

Deja un comentario