Sospechosa conducta clerical.

Por Luciano Blanco Gonzalez.

Los católicos veracruzanos recibimos con alegría la pastoral difundida el 15 de Abril con el título “Participemos en el proceso electoral 2018” en el cual 9 obispos y 2 Arzobispos de las Diócesis Veracruzanas, en un documento de 16 puntos, exponen una reflexión amplia y sensata sobre las próximas elecciones reseñando una serie de principios morales que en su opinión deben de llenar quienes aspiren a recibir el voto de los ciudadanos.

Nada de extraño tendrían esos buenos deseos, si no fuera porque los eclesiásticos veracruzanos han sido reiteradamente omisos en señalar los graves problemas por los que hemos atravesado y repetidamente con su silencio han sido cómplices de lo que ahora de una manera generalaparentemente pretenden remediar.

Fundamentalmentees criticable su posición pública porque una vez más, no se sabe si por resentimiento, por convicción o por conveniencia, fijan una línea abierta con la clara intención de inmiscuirse y participar en la política nacional, cuando la separación histórica de la Iglesia y El Estado obedece a su reiterada y manifiesta voluntad de imponerse nuevamente sobre el mismo Estado, disponiéndose inclusive a dirigirlo como lo hizo durante la conquista y durante la colonia, solamente les falto a los obispos subrayar su mensaje con la frase de “Religión y Fueros” o el grito de los soldados del ejército cristero de “Viva Cristo Rey”. Ahora pretenden apoderarse no con las armas, si no con la sutil manipulación que les es estilo.

No se le olvide a la sociedad de los obispos veracruzanos unidos ahora para configurar una democracia a su manera, que por esos intentos  trasnochados de dominio, en 1767 fueron expulsados los clérigos jesuitas, de los territorios de la Nueva España por el Rey Carlos III, despojados de todo poder público, de los privilegios y riquezas por Don Benito Juárez en 1859 y perseguidos y confrontados por el Presidente Plutarco Díaz Calles en la tercera década del siglo pasado, época en que por las ambiciones de poder e interés de participar en la vida pública en Veracruz, fueron quemadas y cerradas algunas iglesias, causando este hecho, dolor, tristeza y deasosiego a los fieles creyentes.

Los católicos cristianos debemos de tener mucho cuidado con aquellos que hipócritamente creyéndose iluminados, causan divisiones y tropiezos en la doctrina que aprendimos de nuestros padres, tales personas no sirven a Jesucristo si no a sus propios vientres y desviaciones,quienes con suaves palabras y lisonjas,tuercen y se valen de la fe para emponsoñar el corazón de los ingenuos, haciéndonos creer que pretenden llevarnos por el camino correcto. La batalla de Jesucristo no fue en contra de los judíos, fue la batalla universal de dios en contra de Satanás y tal parece que a la purpura no le interesa fomentar la fe, si no destruirla, deformándola y utilizándola para sus propios intereses.

Que canonjías les han sido negadas, que privilegios les han sido arrancados, porque esa falta de perdón y de piedad con las familias y grupos gobernantes actuales, si antes eran los preferidos de Duarte a quien todavía el 24de agosto del 2016 le batieron palmas encabezados por el obispo de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, en el Instituto Rougier del Puerto de Veracruz con motivo de la reforma al artículo 4 de la Constitución Política del Estado de Veracruz, en la que se protege la vida desde su concepción.

A lo largo de su escrito no se encuentra un solo acto de fe, ningún voto de esperanza o alguna incitación a la caridad, asintiendo mas en la posibilidad de que con nuestro voto en conciencia, logremos transformar la realidad que abundantemente critican, negando con ello el poder de dios para remediar las desgracias materiales y las necesidades espirituales mediante el poder infinito de la oración e invocando a esta como una herramienta “Para que el Señor nos conceda vivir un proceso transparente y ordenado”

Sera que nuestra doctrina cristiana se preocupe por tan baladi petición, será que dios padre este holgazaneando y en su universo de ocupaciones se preocupe por tan futil pedimento de los obispos veracruzanos, quienes incursionan en actividades que no están contenidas ni en la escritura, ni en el misal, ni en el decálogo, ni en los libros sagrados, cuando menos no sabemos en qué libro de la doctrina se encuentra esta malsana inclinación y que más bien se trata de esas torceduras que tanto daño le han hecho a la iglesia en tiempos pasados.

Los ciudadanos veracruzanos estamos suficientemente despiertos para no dejarnos engañar por las apariencias que pomposa y jactanciosamente lucen los hombres de la purpura, aunque usen anillo, pectoral y báculo, pueden ser los mismos que Jesús arrojo del templo, pues aunque son obispos, consecuentemente pastores de su rebaño, los creemos cercanos a él, pero por sus poses de grillos de parroquia, parece ser que mas lejos de él se encuentran.

Sin embargo el capitulo belicoso, parece que no está cerrado aun, los obispos asociados echan sal a las heridas, hacen ruido con tal de conquistar espacios y canonjías, anhelan los tiempos de la abundancia y de la prodigalidad oficial, en que ellos recomendaban y ponían candidatos o el agasaje en opíparas comidas que les ofrecían los gobernadores a quienes entre la oración, el vino y los manjares, sugerían acciones y obras que aunque fueran buenas y productivas también traían consigo para ellos, la ilusión del poder y de reinar en el cielo y en la tierra.

Esta costumbre que fue tradicional hasta principios de la época Duarte, según dan cuenta los periódicos del 16 de mayo del 2013.- Cuando el ex gobernador Javier Duarte de Ochoa se reunió con los obispos de las diócesis del Estado de Veracruz en la comida tradicional que año con año se realizaba en la casa del prelado emérito José Guadalupe Padilla y Lozano a ella asistían Jorge Carlos Patrón Wong de Papantla: Juan Navarro Castellanos de Tuxpan: Porfirio Eduardo Patiño Leal de Córdoba: Sergio Obeso Rivera, emérito de Xalapa: Rutilo Muñoz Zamora, de Coatzacoalcos: Luis Felipe Gallardo Martin del Campo de Veracruz, Hipólito Reyes Larios, de Xalapa: José Trinidad Zapata Ortiz de San Andrés Tuxtla: Marcelino Hernández Rodríguez de Orizaba y José Rafael Palma Capetillo, auxiliar de la arquidiócesis de Yucatán.

Estas comidasaun se practican con comensales pueblerinos que agasajan a los obispos y a los curas en las visitas que hace la jerarquía para participar en las fiestas patronales, con la diferencia de que los alcaldes en estos convivios además de ratificar sus votos cristianos, no aportan más que lamentos por la situación de pobreza y abandono en que se encuentran algunos pueblos.

La iglesia no debe de participar en política, no es esa su función, mucho menos debe de transgredir ni violar la Constitución General de la Republica que tajantemente prohíbe a los ministros de los cultos religiosos asociarse con fines políticos y en este caso 9 obispos y Dos arzobispos se asocian aunque sea de manera temporal para hacer un pronunciamiento público invitando a participar en el proceso electoral 2018. ¿Alguien puede negar que esto sea un evento político?.

Pero además todo el escrito en cita, es un manual que pretende fijar que requisitos, ideología, convicciones, estilo de trabajo, trayectoria política y ciudadana en el pasado, capacidad de servicio, honestidad, transparencia y consistencia para mantener la palabra dada, que deben de tener los candidatos, pasándose por el arco del triunfo la prohibición constitucional de no hacer proselitismo a favor o en contra de partido o candidato, por ejemplo en su propósito de orientar, en el Punto9, de manera encubierta veta las políticas de salud reproductiva en cuanto al aborto y en cuanto a la unidad de genero que postulan algunos partidos, dice “Preocupaciones particularmente urgentespara los ciudadanos son el respeto de la vida en todas sus etapas, la familia natural y el derecho de los…..” ¿Sera necesario para aclarar contra que partido hace y hará proselitismo la iglesia en sus talleres?.

Poco falto para completar su despropósito que cada uno de los aspirantes deba de concurrir a su respectiva iglesia y llevar su curriculum y programa de trabajo, para que tenga derecho a que en los talleres de participación ciudadana se bendiga su postulación y se difunda su imagen,  ¿Todo lo que se califique y se diga en los precitados talleres de participación ciudadana que invocan en el punto 12, será de una rigurosa neutralidad o de plano un rabioso ataque en contra de aquellos que en los municipios y en las cámaras no lehan seguido el juego a la santísima iglesia.

Más adelante se arrogan los privilegios del Sacro Imperio Romano, que para mantener unidos sus territorios, el papa y solo él, se arrogaba la facultad de establecer las alianzas de grupos y familias para gobernar en los reinos, condados, principados, ducados y marquesados.

“10.- Es un deber de conciencia para el ciudadano no dejarse llevar por las apariencias, ni por quienes buscan comprar su voto a través de presiones o a cambio de dadivas o promesas de cargos políticos, o por la intención de perpetuar sin merito a las mismas familias o grupos en el poder”.

¿A quienes objeta? Contra quienes van?, si fuera en el norte, a los García Guzmán de Panuco. A Los Guzmán Avilés en Tantoyuca, A  los Martínez Martínez de Chicontepec, a los Vera de Álamo, o a los Mancha de Tuxpan, no sabemos a quién, pero creo que si les preguntamos, les pondrían el saco a todos aunque no les quede.

Y si fuere contra los Yunes, dios guarde a los obispos, porque si alguno de ellos como dice Solalinde recibió regalos de Duarte, que podrían ser camionetas, terrenos o cualquier otra dadiva, de ser cierto, no lo dude El Fiscal a de investigar y exigirá que regresen los regalos  hasta con intereses.

Porque somos un Estado laico en donde por disposición constitucional prevalece la separación de la iglesia y el Estado, la autoridad no debe de ser omisa y debe de iniciar una investigación a fondo para determinar hasta donde quieren llegar los prelados veracruzanos con sus talleres de participación ciudadana que serán seguramente centros de agitación política para dictar consignas a favor o en contra de algunos candidatos, violando la ley y la constitución. Que claramente establece;

Artículo 130.-  El principio histórico de la separación del Estado y las iglesias orienta las normas contenidas en el presente artículo. Las iglesias y demás agrupaciones religiosas se sujetarán a la ley

Inciso a)…..e) Los ministros no podrán asociarse con fines políticos ni realizar proselitismo a favor o en contra de candidato, partido o asociación política alguna. Tampoco podrán en reunión pública, en actos del culto o de propaganda religiosa, ni en publicaciones de carácter religioso, oponerse a las leyes del país o a sus instituciones, ni agraviar, de cualquier forma, los símbolos patrios.

Pero además hay que anotar que la posición de la iglesia sobre la situación social, en este momento es tardía y oportunista sobre todo si recordamosla denuncia que el padre Alejandro Solalinde Guerra hizo sobre las relaciones del Ex Gobernador Duarte y los obispos, según publica Norma Trujillo en el periodo La Jornada del 23 de Marzo del 2017, bajo el titulo

“Me consta que al menos un obispo recibió favores de ex gobernadores”

“Ante Dios, sacerdotes y obispos que callaron lo que ocurría en Veracruz sobre las fosas y desaparecidos tendrán que decir qué es lo que recibieron de éstos dos (Fidel Herrera y Javier Duarte), porque al menos me consta que un obispo sí recibió favores” y cuando estuvo Fidel Herrera Beltrán eran sus celebrantes familiares, de sus sacramentos, no hicieron nada, también los funcionarios de Duarte leían la Biblia y tenían cercanía con los sacerdotes, advirtió el sacerdote católico Alejandro Solalinde Guerra El sacerdote, en entrevista, fue crítico de la jerarquía católica y dijo que por omisión tienen una responsabilidad de la situación que vive el estado de Veracruz y de esto tendrán que rendir cuentas ante Dios. “No solamente sacerdotes, también obispos, y lo digo claro, ahí está el obispo Eduardo (Patiño) de Córdoba, me lo dijo cuando yo me reuní con la Provincia Eclesiástica de Veracruz y en una hora y media, casi dos horas, les expliqué lo que estaba pasando con los migrantes y le dije ‘hay una cueva’ y él me dice ‘no, hay dos’”.

Solalinde Guerra añadió que ante Dios los obispos tendrán que decir los favores que recibieron “de estos dos sinvergüenzas, de Fidel Herrera Beltrán y de Javier Duarte de Ochoa, porque al menos uno de los dos (obispos de Córdoba y de Veracruz) sí recibieron favores, esto deben dar cuenta ante Dios”.

Finalmente estoy convencido de que a nuestras instituciones hay que defenderlas y hay que fortalecerlas como una obligación de cada ciudadano, en este caso,para ello es necesario colocarse por encima de la hipocresía y del boato sacramental sin renunciar de ninguna manera a la fe, pero no permitir que nuestro credo se utilice impunemente para conseguir la satisfacción de fines personales, por mi parte sea o no sea pecado lo aquí dicho, tengo la confianza de que mi párroco, un hombre lleno de piedad y de amor a los semejantes habrá de perdonar la grave falta de criticar a los obispos. Por mi parte creo sinceramente que la fe no está en la iglesia, está en dios y que una fe resistente y atrevida puede ser sometida a la justicia divina sin temores de ninguna naturaleza.- Por el bien de la causa.

Deja un comentario